1.- Sensibilidad ISO. El primero de los tres actores principales.

•septiembre 8, 2009 • Dejar un comentario

 

Definimos la escala  de sensibilidad fotográfica como la inversa de la exposición necesaria para obtener una densidad predeterminada. Por exposición entendemos la cantidad de luz que dejamos entrar por el sensor. Total, marca la cantidad de luz que necesita nuestra cámara para hacer una fotografía. Cuando utilizábamos carretes en las cámaras analógicas podíamos ir a la tienda y seguramente nos preguntarían… de qué ISO lo quieres? 200? 400? 800? Ante lo que no sabíamos muy bien qué decir… Pues no sé… el normal, no?

Actualmente en las cámaras digitales, viene integrado como una variante más cuando giramos la ruedecita a “manual”. Alterar la sensibilidad ISO de nuestra cámara también nos obligará a alterar las otras dos variantes básicas de las que hablaremos en otro momento, la velocidad de obturación y el diafragma

Las fotografías que se realizan con un alto nivel de ISO salen de bastante buena calidad pero hay que tener en cuenta que también aumenta el riesgo de ruido, por lo que debemos andarnos con cuidado.

Cuánta menos ISO utilicemos, mayor será el riesgo de que la fotografía nos salga subexpuesta (ISO 100 por ejemplo), y por el contrario… lo más seguro es que estemos cerca de la sobreexposición, o lo que comúnmente decimos… me ha salido quemada. Es preferible subir la sensibilidad de la cámara que arriesgarnos a subexponer nuestra fotografía.

Jugar con la sensibilidad (al igual que con el diafragma y con el tiempo de exposición) es necesario para poder fotografiar cosas curiosas o simplemente algo distinto a lo que distinguimos a través del ojo como real por ejemplo  generando mayor o menor profundidad de campo.

Aquí os dejo los valores más comunes:

             ISO       

            125         

            200          

            400          

            800          

           1600      

           2000        

           3200

          

No te olvides de abrir la tapa

•agosto 24, 2009 • Dejar un comentario

Las fotografías son como los marca páginas de los libros. En cuanto ves una, tu cabeza se transporta automáticamente a un punto espacio-temporal dentro de la historia de tu vida.

Nace este marca páginas dentro de internet con una doble intención:

1.-  Nunca olvidar lo que se enseña.

2.-  Aprender siempre más.

Blow Up. 1966. Michelangelo Antonioni

Blow Up. 1966. Michelangelo Antonioni

 

Blow Up. 1966. Michelangelo Antonioni

Normas básicas para empezar: no poner los dedos en el objetivo, y no olvidarse de abrir la tapa.